dimarts, 27 de maig de 2008

27 de Mayo.Día Nacional del Celíaco.


Los celíacos gastan al año 1.758 euros más en alimentación por el precio de sus productos.

En España hay 400.000 personas que padecen la enfermedad celíaca, aunque sólo 40.000 de ellos lo sabe porque no están diagnosticados. La enfermedad celíaca es una intolerancia al gluten, un componente que está presente en el trigo, la cebada, el centeno y el triticale, y que está presente no sólo en las harinas, pastas, el pan o la repostería, sino que afecta a ingredientes de infinidad de productos que se consumen a diario como embutidos, todo tipo de salsas, lácteos e incluso especias y frutos secos.

De hecho, se calcula que el 80% de los productos manufacturados contienen gluten. Se trata de una batería de datos abrumadores que hoy recuerdan las asociaciones sobre esta enfermedad en la celebración, hoy, del Día Nacional del Celíaco. Estos enfermos recuerdan que se ven obligados a gastar 1.758 euros más al año que cualquier otro ciudadano, ya que los productos que pueden consumir pueden costar hasta 20 veces más. Por eso, piden ayuda económica a las familias afectadas, tal y como sucede en otros países de Europa.

El único tratamiento posible para un celíaco es llevar una alimentación exenta de gluten durante toda la vida. Pueden consumir productos naturales como carne, arroz, pescado, frutas, verduras, leche y sus productos especiales (pasta y repostería), pero el problema suele venir al salir de casa. El menú de los restaurantes y el de los comedores de los colegios suele ser todo un problema para ellos.


Cualquiera de esos productos naturales que los celíacos pueden comer, si se han cocinado con aditivos con gluten, como una salsa, harinas u otro tipo de componentes como pueden ser algunas especias, hace que no puedan disfrutar del plato. Las asociaciones luchan para que se difunda un mínimo conocimiento de la enfermedad tanto en la asistencia primaria (ya que si un celíaco es adulto se suele descartar esta enfermedad, pese a que no es una enfermedad infantil) como en el resto de la sociedad para que los celíacos sean diagnosticados lo antes posible y para que sus preguntas en restaurantes y comedores no sean vistas como un problema.

Así, la habitual pregunta en un restaurante es "¿fríen ustedes las patatas en aceite en el que fríen otros alimentos?" Así, el celíaco sabrá si puede tomar las patatas fritas, o la tortilla de patata. También es una pregunta que se repite cuando un celíaco es invitado a un cumpleaños o a cualquier evento fuera de su casa.

Al tratarse de una alimentación especial, la vida social del celíaco se encuentra restringida a unos pocos locales de restauración que ofrecen menú para celíacos. Y en cuanto a la compra que realiza un celíaco cada mes, la etiquetación correcta de los alimentos también es una reivindicación tradicional de estos enfermos, ya que actualmente algunos alimentos con la etiqueta del 'sin gluten' están 'contaminados' con la proteína. Sólo la lista de productos que proporcionan las asociaciones a los afectados son una garantía de que la cesta de la compra se hace de forma apropiada.

Los alimentos específicos son caros

Los alimentos que precisan las personas con intolerancia al gluten son más caros que los que compra una familia sin ningún celíaco entre sus miembros. Según la Federación de la Asociación de Celíacos de España , FACE, el gasto de la cesta de la compra de un celíaco es de 33 euros a la semana, 146 euros al mes y 1.758 euros más al año respecto a la de un no celíaco. Cifra que se multiplica en un hogar con más de un familiar que padece esta dolencia.

Por esta circunstancia, y porque el único medicamento que los celíacos tienen para tratar su enfermedad es el control del nivel de gluten en los alimentos que consumen, las familias reclaman que se incorporen los productos para celíacos dentro de las prestaciones médicas o que, por lo menos, haya una regulación sobre el precio de los mismos para que sean accesibles a todos, ya que hay personas que difícilmente pueden seguir este tratamiento.


La celiaquía o intolerancia al gluten es una enfermedad crónica relativamente común que provoca mala absorción, debida a la alteración de la mucosa del intestino delgado proximal (la parte de intestino más próxima al estómago), pudiendo presentarse por primera vez en la infancia (lo más común) o en la edad adulta.

Se caracteriza por la intolerancia al gluten, mezcla de proteínas contenidas en el trigo, centeno, avena, cebada y triticale (híbrido de trigo y centeno) y alimentos que contengan estos granos o algunos de sus componentes.

El tratamiento es exclusivamente dietético y consisten en eliminar los cereales que contienen gluten y los productos elaborados a partir de ellos.

El uso extendido de emulsionantes, espesantes y otros aditivos derivados de granos que contienen gluten en alimentos procesados comercialmente, puede complicar el cumplimiento estricto de la dieta sin gluten.

En etapas iniciales debe considerarse un control de lactosa y grasa, ya que puede aparecer intolerancia transitoria a la lactosa, y a veces también intolerancia temporal frente a la grasa. Cuando se hayan controlado los síntomas, debe añadirse leche y productos lácteos progresivamente a la dieta, así como aumentar el nivel de grasa.

Drets d'imatge















Tota la informació continguda en aquest blog és de domini públic,és d'elaboració pròpia o s'ha obtingut de la xarxa lliurement i no s'usa amb fins lucratius ni comercials. Si hagués algun element que estigués protegit per drets d'autor o d'imatge i no desitges que aparegui aquí, ens ho comuniques i serà eliminat.









Gràcies!!